El martillo y la danza

A qué van a parecerse los próximos 18 meses, si nuestros líderes nos dan más tiempo.

AUTOR: Julián F Fernández / EL MARTILLO

(Traducción realizada por Julián F. Fernández, Ezequiel Fernandez Navone y Juan I. Badariotti)

Agradecemos profundamente Tito Hubert por la traducción de los gráficos al español.

Esta es una traducción al castellano del artículo original de Tomás Pueyo The Hammer and the Dance, continuación del artículo Coronavirus: Why You Must Act Now, de la misma autoría, con traducciones en más de 20 idiomas y una repercusión de más de 40 millones de visitas. En épocas de desinformación, queremos ayudar a difundir artículos de calidad a públicos de habla hispana.

Resumen del artículo: De tomarse hoy, las medidas más agresivas contra el coronavirus deberían durar sólo unas semanas, posteriormente no deberían desembocar en grandes picos infecciosos, y todo se puede lograr a un costo razonable para la sociedad, salvando millones de vidas a lo largo del proceso. Si no tomamos estas medidas (pondría estos recaudos para evitar repetir medidas) decenas de millones de personas van a ser infectadas, muchos morirán, junto con todos aquellos que requieran cuidados intensivos, porque el sistema sanitario habrá colapsado.

En tan sólo una semana, distintos países alrededor del mundo han pasado de decir: “Esto del coronavirus no es para tanto” a declarar el estado de emergencia. Sin embargo, muchos países todavía no están haciendo mucho. ¿Por qué?

Todos los países se están haciendo la misma pregunta: ¿Cómo deberíamos responder? La respuesta no es obvia para ellos.

Algunos países, como Francia, España o Filipinas, han ordenado aislamientos masivos. Otros, como Estados Unidos, Gran Bretaña, Suiza o Países Bajos, han actuado mucho más lentamente, aventurándose con muchas dudas en medidas de distanciamiento social.

Esto es lo que vamos a cubrir en este artículo, nuevamente con muchos gráficos, datos y modelos con una vasta cantidad de fuentes:

  1. ¿Cuál es la situación actual?
  2. ¿Qué opciones tenemos?
  3. Lo que más importa en este momento: el tiempo.
  4. ¿Cómo luce una buena estrategia contra el coronavirus?
  5. ¿Cómo deberíamos pensar los impactos económicos y sociales?

Esto es lo que se llevará luego de leer el artículo:

Nuestro sistema sanitario ya está colapsando.
Los países tienen dos opciones: o luchan fuerte ahora, o van a sufrir una epidemia masiva.
Si eligen la epidemia, cientos de miles morirán. En algunos países, serán millones.
Eso puede que ni siquiera elimine olas infecciosas futuras.
Si peleamos fuerte ahora, vamos a limitar las muertes.
Vamos a aliviar nuestro sistema sanitario.
Vamos a prepararnos mejor.
Vamos a aprender.
El mundo nunca aprendió tanto tan rápido sobre un tema.
Y necesitamos hacerlo, porque sabemos muy poco sobre este virus.
Todo esto logrará algo vital: Ganar tiempo.

Si elegimos pelear fuerte, la lucha será repentina, y luego gradual.
Estaremos aislados por semanas, no meses.
Luego, iremos recuperando poco a poco más libertades.
Puede que no volvamos a la normalidad inmediatamente.
Pero estaremos cerca, y eventualmente volveremos a la normalidad.
Y podemos hacer todo eso mientras consideramos también al resto de la economía.

Hagámoslo.

1.¿Cuál es la situación actual?

La semana pasada, les mostré esta curva:

En ella, les mostraba los casos de coronavirus alrededor del mundo fuera de China. Solo podíamos distinguir Italia, Irán y Corea del Sur. Tuve que hacer zoom en la esquina inferior derecha para ver a los países emergentes. A lo que quiero llegar es que pronto estarán uniéndose a estos 3 casos.

Veamos qué ha pasado desde entonces.

Como se predijo, el número de casos ha explotado en docenas de países. Aquí me vi forzado a mostrar solamente los países con más de 1000 casos. Algunas cosas a destacar:

  • España, Alemania, Francia y Estados Unidos tienen más casos que Italia cuando se ordenó el aislamiento.
  • 16 países adicionales tienen más casos hoy que Hubei cuando entraron en cuarentena: Japón, Malasia, Canadá, Portugal, Australia, República Checa, Brasil y Qatar tienen más que Hubei pero por debajo de 1000 casos. Suiza, Suecia, Noruega, Austria, Bélgica, Holanda y Dinamarca tienen más de 1000 casos.

¿Ves algo extraño en esta lista de países? Fuera de china e Irán, que han sufrido innegables brote masivos, Brasil y Malasia, cada uno de los países en esta lista está entre los más ricos del mundo.

¿Crees que el virus selecciona a los países ricos? ¿O es más probable que los países ricos sean más capaces de identificar el virus?

Es poco probable que países más pobres estén intactos. Probablemente los climas cálidos y húmedos sean de ayuda, pero no previenen un brote por sí solos- de otro modo Singapur, Malasia o Brasil no estarían sufriéndolos.

Las interpretaciones más probables son que el coronavirus tardó más tiempo en llegar a esos países porque están menos conectados, o que ya se encuentra allí pero éstos no han podido invertir lo suficiente en pruebas/análisis como para saberlo. (Para mí, análisis).

De cualquier manera, si esto es cierto, significa que la mayoría de los países no podrán escapar del coronavirus. Es cuestión de tiempo para que observen brotes y deban tomar medidas.

¿Qué medidas pueden tomar los diferentes países?

¿Cuáles son las medidas que pueden tomar los diferentes países?

2.¿Cuáles son nuestras opciones?

Desde el artículo de la semana anterior, el tono de la conversación ha cambiado y muchos países han tomado medidas. Aquí hay algunos de los ejemplos más ilustrativos:

Medidas en España y Francia

En un extremo, tenemos a España y Francia. Esta es la línea de tiempo de las medidas en España.

El jueves 12/3, el presidente desestimó las sugerencias acerca de que las autoridades españolas habían subestimado la amenaza sanitaria.
El viernes, declararon el Estado de Emergencia.
El sábado, se tomaron medidas:

  • La gente no puede salir de la casa excepto por motivos vitales: provisiones, trabajo, farmacia, hospital, bancos o compañías de seguros (justificación extrema)
  • La gente no puede salir de la casa excepto por justificaciones extremas, como lo pueden ser: provisiones, trabajo, artículos de farmacia, atención en hospitales, en bancos o en compañías de seguros.
  • Prohibición específica a salir a caminar con niños o encontrarse con amigos o familiares (excepto para cuidar de personas que necesitan ayuda, pero tomando medidas de higiene y distancia física)
  • Todos los bares y restaurantes cerrados. Sólo es aceptable retirar los pedidos.
  • Todos los entretenimientos cerrados: deportes, cines, museos, festejos municipales…
  • Las bodas no pueden tener invitados. Los funerales no pueden tener más de un puñado de gente.
  • El tránsito masivo se mantiene abierto.

El lunes, las fronteras terrestres fueron cerradas.

Algunas personas ven esto como una excelente lista de medidas. Otros caen en la desesperación. Esta diferencia es la que este artículo intenta reconciliar.

La línea de tiempo de medidas en Francia es similar, excepto que ellos demoraron más tiempo en aplicarlas, y ahora son más agresivas. Por ejemplo, alquileres, impuestos y servicios públicos fueron suspendidos para las pequeñas empresas.

Medidas tomadas en los Estados Unidos y el Reino Unido

Estados Unidos y Reino Unido, y países como Suiza o Países Bajos, han actuado con lentitud en la implementación de medidas. Esta es la línea de tiempo para el primero de ellos:

  • Miércoles 11/3: Prohibición de viajar.
  • Viernes: Declaración de la Emergencia Nacional. No hay medidas de distanciamiento social.
  • Lunes: El gobierno insta al público a evitar restaurantes o bares ni a asistir a eventos con más de 10 personas. Ninguna medida de distanciamiento social es imperativa. Son sólo una sugerencia.

Muchos estados y ciudades están tomando la iniciativa y tomando medidas mucho más estrictas.

El Reino Unido ha tomado un número similar de medidas: muchas recomendaciones, pero muy pocas ordenanzas.

Estos dos grupos de países han ilustrado dos enfoques extremadamente opuestos para luchar contra el coronavirus: mitigación y supresión. Entendamos que significan.

Opción 1: No hacer nada

Antes de hacer eso, veamos lo que podría ocasionar no hacer nada en un país como Estados Unidos:

Si no hacemos nada: Todo el mundo es infectado, el sistema sanitario colapsa, la mortalidad aumenta drásticamente y alrededor de 10 millones de personas muere. Haciendo un cálculo rápido: si el 75% de los estadounidenses se infecta y el 4% muere, son 10 millones de muertes, o aproximadamente 25 veces el número de muertes de éste país en la Segunda Guerra Mundial.

Podrías estar preguntándote: “Eso suena a mucho. ¡He escuchado mucho menos que eso!”

Entonces, ¿cuál es la trampa? Con todos estos números, es fácil confundirse. Pero en realidad hay sólo dos números que importan: Qué porcentaje de la población se contagiará y quedará enferma, y que porcentaje de ellos morirá. Si solo el 25% se enfermara (porque el resto de la población tiene el virus pero no presenta síntomas, por lo que no son contados como casos), y la tasa de mortalidad fuera del 0,6% en lugar del 4%, terminaría habiendo alrededor de medio millón de muertes en los Estados Unidos. Sigue siendo masivo, pero 20 veces menos que antes.

La tasa de mortalidad es crucial, por lo que es mejor que la entendamos mejor. ¿Qué es lo que realmente causa las muertes por coronavirus?

¿Que deberíamos pensar acerca de la tasa de mortalidad?

Este es el mismo gráfico que antes, pero ahora tomando en cuenta la gente hospitalizada en lugar de los contagiados y los muertos.

El área de color azul claro es el número de personas que necesitarían ir al hospital y la zona de color azul oscuro representa a aquellos que necesitarían ir a una Unidad de Cuidado Intensivo (ICU, por sus siglas en inglés). Pueden ver que este número alcanzaría un pico superior a 3 millones.

Ahora comparen esto con el número de camas para cuidado intensivo en los Estados Unidos (hoy son 50 mil, pero podrían duplicarse si se reutilizan otros espacios). Esa es la línea roja.

No, no es un error.

Esa línea roja es la capacidad que tenemos en Unidades para Cuidado Intensivo. Todos los que estén arriba de esa línea estarían en condiciones críticas pero no podrían acceder al cuidado que necesitan, y probablemente morirían.

En lugar de Unidades de Cuidado Intensivo podríamos analizar el número de respiradores, pero el resultado es prácticamente el mismo, dado que hay menos de cien mil en Estados Unidos.

Hoy en día, al menos un hospital en Seattle es incapaz de intubar pacientes mayores de 65 años debido a falta de equipamiento, dándoles un 90% de chances de morir.

Esta es la razón por la cual la gente murió en manada en Hubei y ahora ocurre lo mismo en Italia y en Irán. La tasa de mortalidad en Hubei terminó mejor de lo que podría haber sido debido a que fueron capaces de construir dos hospitales prácticamente de la noche a la mañana. Italia e Irán no pueden hacer lo mismo; pocos, por no decir ningún otro país, podrá hacerlo tampoco. Veremos qué termina sucediendo allí.

Entonces, ¿Por qué la tasa de mortalidad es cercana al 4%?

Además, datos recientes sugieren que los casos en Estados Unidos son más severos que los de China. Me encantaría que eso fuese todo, pero no lo es.

Daño colateral

Estos números sólo muestran gente muriendo por coronavirus. Pero, ¿Qué ocurriría si tu sistema sanitario colapsa por pacientes del coronavirus? Otros también morirán por otras enfermedades.

Hay cuatro millones de admisiones a las Unidades de Cuidado Intensivo en Estados Unidos cada año, y alrededor de medio millón (~13%) muere. Sin camas de cuidado intensivo, ese porcentaje debería acercarse mucho más a un 80%. Incluso si el 50% muere, en una epidemia de un año entero se podría pasar de medio millón de muertes a dos millones, por lo que estaríamos añadiendo un millón y medio de muertes, sólo de daños colaterales.

La misma línea de pensamiento aplica para la mayoría de los países. El número de Unidades de Cuidado Intensivo, respiradores y trabajadores de salud en los demás países es usualmente similar al estadounidense o menor. El coronavirus sin ningún tipo de freno significa el colapso del sistema sanitario, y eso conlleva a las muertes masiva.

Opción 2: Estrategia de Mitigación

Por ahora, espero que esté bastante claro que deberíamos actuar. Las dos opciones que tenemos son mitigación y supresión.

La mitigación funciona de esta manera: “Es imposible prevenir el coronavirus ahora, entonces, dejemos que siga su curso mientras tratamos de reducir el pico de infecciones. Intentemos aplanar la curva levemente para que sea más manejable por el sistema sanitario.”

Este gráfico aparece en un artículo muy importante publicado el fin de semana por el Imperial College London. Aparentemente, empujó a los gobiernos de Reino Unido y E.E.U.U. a cambiar de curso.

Es un gráfico similar al anterior. No es el mismo, pero conceptualmente equivalente. Aquí, la situación de “no hacer nada” es la curva negra. Cada una de las otras curvas representan lo que pasaría si aplicáramos medidas de distanciamiento social más y más duras. La línea azul muestra la más extrema de las medidas de distanciamiento social: aislar a los infectados, poner en cuarentena a los que puedan estarlo, y recluir a los ancianos. Esta línea azul es prácticamente la estrategia actual del Reino Unido contra el coronavirus, aunque por ahora solo lo sugieren, en vez de ordenarlo.

Aquí, otra vez, la línea roja es la capacidad para las UCIs, esta vez en Reino Unido. De nuevo, la línea se encuentra muy cerca del fondo. Toda esa área de la curva por encima de la línea roja representa a los pacientes de coronavirus que muy probablemente morirían por falta de recursos de las UCIs.

No sólo eso, al aplanar la curva, las UCIs colapsarían por meses, incrementando el daño colateral.

Deberían de estar shockeados. Cuando escuchen: “Vamos a hacer un poco de mitigación” lo que en realidad deberían oír es: “Vamos a saturar el sistema de salud a sabiendas, aumentando la tasa de mortalidad 10 veces como mínimo”.

Se imaginarán que esto es suficientemente malo. Pero todavía no hemos acabado. Porque una de las suposiciones clave de esta estrategia es la llamada “Inmunidad de grupo”.

Inmunidad de grupo y mutación del virus

Esta idea comprende que toda la gente que está infectada y luego se recupera, es inmune al virus. El núcleo de esta estrategia sería: “Miren, yo se que va a ser un tiempo duro, pero una vez que hayamos acabado y unos pocos millones hayan muerto, el resto de nosotros será inmune, entonces el virus dejará de esparcirse y podremos decirle adiós al coronavirus. Mejor hacerlo de una vez y acabar con esto, porque nuestra alternativa es el distanciamiento social hasta por un año o arriesgarse a tener este pico más adelante de todas formas.”

Excepto que esto supone una cosa: que el virus no cambiará demasiado. Si no cambia demasiado, entonces mucha gente adquiere inmunidad, y en algún punto la epidemia decae y muere.

¿Qué tan probable es que el virus mute?
Parece que ya lo ha hecho.

Investigaciones reciente sugieren que China ya ha visto dos cepas del virus: la S y la L. La S fue más mortífera e hizo foco en Hubei, pero la L fue la que se ha esparcido por el mundo.

Como si fuera poco, el virus continúa mutando.

Esto no debería ser sorprendente: los virus ARN como el coronavirus o la influenza tienden a mutar aproximadamente 100 veces más rápido que los virus ADN — aunque el coronavirus muta más despacio que los virus influenza.

No sólo eso, lo más favorable para la mutación del virus es tener millones de oportunidades para hacerlo, exactamente lo que una estrategia de mitigación proveería: cientos de millones de gente infectada.

Es por eso que debemos vacunarnos contra la gripe cada año. Además, como existen tantas cepas, con las más nuevas evolucionando constantemente, la vacuna nunca puede protegernos contra todas.

Dicho de otra manera: la estrategia de mitigación no sólo asume que habrá millones de muertes para un país como E.E.U.U. o Reino Unido. También apuesta al hecho de que el virus no mutará demasiado- cosa que sabemos que sucede. Y eso dará la chance para justamente, mutar. Entonces cuando hayamos tenido unas pocas millones de muertes, podríamos estar listos para otros pocos millones más — cada año. Este coronavirus podría convertirse en un hecho recurrente de la vida, como la gripe, solo que mucho más letal.

Entonces si las estrategias de no hacer nada y la mitigación no funcionan, ¿Cuál es la alternativa? Esta se llama supresión.

Opción 3: Estrategia de supresión

La estrategia de mitigación no trata de contener la epidemia, solo aplanar la curva un poco. Mientras tanto, la estrategia de supresión trata de aplicar fuertes medidas para poner la epidemia bajo control rápidamente. Específicamente:

  • Actuar fuerte y ahora. Ordenar distanciamiento social fuerte. Poner esta situación bajo control.
  • Luego levantar las medidas, de modo tal que las personas puedan recuperar sus libertades gradualmente y algo que se aproxime a la vida social y económica normal pueda continuar.

¿Cómo se ve eso?

¿Por qué? Porque no sólo cortamos el crecimiento exponencial de casos. También cortamos la tasa de mortalidad dado que nuestro sistema de salud no está completamente desbordado. En este gráfico, usé una tasa de mortalidad del 0,9%, cercana a la que estamos viendo en Corea del Sur hoy, país que está siendo el más efectivo siguiendo la estrategia de supresión.

Dicho de esta manera, suena a pan comido. Todo el mundo debería seguir la estrategia de supresión.

Entonces, ¿Por qué los gobiernos dudan?

Temen tres cosas:

  1. Que la primer cuarentena dure meses, lo que parece inaceptable para mucha gente.
  2. Una cuarentena de varios meses destruiría la economía.
  3. Podría ni siquiera resolver el problema, porque sólo estaríamos posponiéndolo para más adelante. Una vez que se quiten las medidas de distanciamiento social, millones de personas seguirán siendo contagiadas y una parte morirán.

Esta es la manera en que el equipo del Imperial College modeló las supresiones. Las líneas verdes y amarillas son diferentes escenarios de supresión. Pueden ver que no se ve nada bien: Todavía tenemos grandes picos. Entonces, ¿Por qué molestarse?

Llegaremos a estas preguntas en un momento, pero hay algo más importante antes.

Esto está completamente errando el foco.

Presentado de esta manera, ninguna de las dos opciones de mitigación y supresión parecen atractivas. O muere mucha gente pronto y no dañamos la economía inmediatamente, o dañamos la economía ahora, sólo para posponer las muertes.

Todo esto ignora el valor del tiempo.

3.El valor del tiempo

En el tópico anterior, explicamos el valor del tiempo en salvar vidas. Cada día, cada hora que esperamos para tomar medidas, esta amenaza exponencial continuó expandiéndose. Vimos como un solo día puede reducir la totalidad de los casos un 40% y el número de muertes aún más.

Pero el tiempo es aún más valioso que eso.

Estamos a punto de enfrentar la ola más grande de presión sobre el sistema de salud que se vió en la historia. No estamos para nada preparados, enfrentándonos a un enemigo que no conocemos. Esta no es una buena posición para una guerra.

Eso es lo que necesitamos hacer ahora. El mundo ha despertado. Cada día que demoramos el coronavirus, podemos estar mejor preparados. Las siguientes secciones detallan con qué cosas podrá ayudarnos ganar tiempo:

Reducir el número de casos

Con supresión efectiva, el número de casos reales se desplazará de la noche a la mañana, como observamos en Hubei la semana pasada.

En el día de hoy, no hubo ningún caso nuevo de coronavirus en toda la región de Hubei, donde viven 60 millones de personas.

Los casos diagnosticados continuarán aumentando por algunas semanas, pero luego empezaran a bajar. Con menos casos, la tasa de mortalidad empezará a bajar también. Además, el daño colateral también se reduce: menos gente morirá por enfermedades no relacionadas con el virus, dado que el sistema ya no estará colapsado.

La supresión nos dará:

  • Menos casos totales de Coronavirus
  • Alivio inmediato del sistema de salud y de los humanos que corren hacia él
  • Reducción de la tasa de mortalidad
  • Reducción del daño colateral
  • La posibilidad que los trabajadores de salud que se encuentran infectados, aislados y en cuarentena puedan recuperarse y volver al trabajo. En Italia, los trabajadores de salud representan el 8% del total de contagiados.

Entender el verdadero problema: Pruebas y seguimiento

  • Con unas pocas semanas más, podríamos poner en orden todo el sistema de pruebas, y empezar a testear a todos. Con esta información, podríamos finalmente saber el verdadero alcance del problema, dónde debemos ser más agresivos, y qué comunidades están seguras de ser liberadas del aislamiento.
  • Nuevos métodos de diagnóstico podrían aumentar la velocidad del testeo y disminuir los costos sustancialmente.
  • Además podríamos iniciar un método de seguimiento como los que tienen en China o en otros países del este de Asia, donde pueden identificar a todas las personas que un enfermo visitó, y así ponerlos en cuarentena. Esto podría darnos una gran cantidad de información para volcar de manera inteligente en nuestras medidas de distanciamiento social: si sabemos dónde está el virus, podemos enfocarnos sólo en estos lugares. Esto no es ciencia avanzada: son las bases de cómo los países del Este de Asia pudieron controlar el brote sin el aislamiento social draconiano que está siendo esencial en otros países.

Las medidas de esta sección (testeo y seguimiento) por sí solas aplanaron la curva de crecimiento del coronavirus en Corea del Sur y pusieron a la epidemia bajo control, sin una estricta imposición de medidas de distanciamiento social.

Desarrollar capacidad

Estados Unidos (y presumiblemente Reino Unido) están a punto de ir a la guerra sin armadura.

Tenemos barbijos por solo dos semanas, pocos equipos de protección personal (“PPE”), no hay suficientes respiradores, no hay suficientes camas para Unidades de Cuidado Intensivo, no hay suficientes ECMO (máquinas de oxigenación de la sangre). Por estos motivos la tasa de mortalidad sería tan alta en una estrategia de mitigación.

Pero si ganamos algo de tiempo, podemos dar vuelta la ecuación:

  • Tendremos más tiempo para comprar equipos que necesitaremos para una ola de casos futura.
  • Podemos desarrollar rápidamente nuestra producción de barbijos, PPEs, respiradores, ECMOs, y cualquier otro dispositivo crítico para reducir la tasa de mortalidad.

Dicho de otra manera: no necesitamos años para obtener nuestra armadura, necesitamos semanas. Hagamos todo lo posible para que nuestra producción funcione ahora. Los países están movilizados. Las personas están siendo creativas, como los que están usando la impresión 3D para piezas de respiradores. Podemos hacerlo. Sólo necesitamos más tiempo. ¿Esperarías unas semanas para obtener algo de armadura antes de enfrentarte a un enemigo mortal?

Esta no es la única capacidad que necesitamos. Necesitaremos trabajadores de la salud lo antes posible. ¿Dónde los conseguiremos? Necesitamos capacitar a personas para ayudar a las enfermeras, y necesitamos sacar a los trabajadores médicos de la jubilación. Muchos países ya comenzaron, pero esto lleva tiempo. Podemos hacer esto en unas pocas semanas, pero no si todo se derrumba.

Bajar el contagio público

El público está asustado. El coronavirus es nuevo. ¡Hay tanto que todavía no sabemos cómo hacerlo! La gente no ha aprendido a dejar de estrechar la mano. Todavía se abrazan. No abren puertas con el codo. No se lavan las manos después de tocar el pomo de la puerta. No desinfectan las mesas antes de sentarse.

Una vez que tenemos suficientes barbijos, también podemos usarlas fuera del sistema de salud. En este momento, es mejor mantener barbijos para los trabajadores de la salud. Pero si no eran escasos, las personas deberían usarlos en su vida diaria, lo que hace menos probable que infecten a otras personas cuando están enfermos, y con un entrenamiento adecuado también reduce la probabilidad de que los usuarios se infecten. (Mientras tanto, usar algo es mejor que nada).

Todas estas son formas bastante baratas de reducir la velocidad de transmisión. Cuanto menos se propague este virus, menos medidas necesitaremos en el futuro para contenerlo. Pero necesitamos tiempo para educar a las personas sobre todas estas medidas y equiparlas.

Entender al virus

Sabemos demasiado poco sobre el virus. Pero todas las semanas, cientos de nuevas publicaciones están llegando.

El mundo está finalmente unido ante un enemigo común. Investigadores alrededor del mundo se están movilizando para entender mejor este virus.

¿Cómo se propaga el virus?
¿Cómo se puede desacelerar el contagio?
¿Cuál es el porcentaje de transmisores asintomáticos?
¿Son ellos contagiosos? ¿Cuánto?
¿Cuáles son buenos tratamientos?
¿Cuánto sobrevive el virus?
¿En qué superficies?
Las medidas de distanciamiento social, ¿cuánto impactan en la tasa de transmisión?¿Cuál es su costo?
¿Cuáles son las mejores prácticas de seguimiento?
¿Qué tan confiables son nuestras pruebas?

Respuestas claras a estas preguntas van a ayudarnos a tener las respuestas más certeras posibles, mientras minimizamos el daño colateral económico y social. Y éstas van a llegar en semanas, no en años.

Buscar tratamientos

No sólo eso, pero ¿qué pasa si encontramos un tratamiento en las próximas semanas? Cualquier día que ganemos nos acerca más hacia ello. Ahora mismo, hay muchos candidatos, como Favipiravir o Chloroquine. ¿Qué pasaría si en dos meses descubrimos un tratamiento para el coronavirus? ¿Qué tan estúpido se vería si ya tuviéramos millones de muertes por seguir una estrategia de mitigación?

Entender la relación costo-beneficio

Todos los factores mencionados anteriormente pueden ayudarnos a salvar millones de vidas. Esto debería ser suficiente. Desafortunadamente, los políticos no pueden solamente pensar sobre la vida de los infectados. Ellos deben tener en cuenta a toda la población, y las medidas de fuerte distanciamiento social tienen impacto en los demás.

Ahora mismo no tenemos idea cómo las diferentes medidas de distanciamiento social reducen la transmisión. Tampoco tenemos una estimación sobre cuáles son los costos sociales y económicos.

¿No es un poco difícil decidir cuáles medidas necesitamos a largo plazo si no sabemos su costo o beneficio?

Unas pocas semanas deberían darnos tiempo suficiente para empezar a estudiarlas, entenderlas, priorizarlas, y decidir cuáles seguir.

Menor cantidad de casos, mayor entendimiento del problema, desarrollo de activos, conocimiento del virus, entendimiento de la relación costo-beneficio, educando a la gente…

Estas son algunas herramientas centrales para luchar contra el virus, y sólo necesitamos unas pocas semanas para desarrollar muchas de ellas. ¿No sería tonto comprometerse a una estrategia que nos arroje, sin preparación, contra las garras del enemigo?

4. El martillo y la Danza

Ahora sabemos que la estrategia de mitigación es probablemente una opción terrible, y que la estrategia de supresión tiene una masiva ventaja de corto plazo.

Pero la gente tiene legítimas preocupaciones al respecto de esta estrategia:

  • Cuánto durará realmente?
  • Que tan costoso será?
  • Habrá un segundo pico tan grande como si no hubiéramos hecho nada?

Aquí, vamos a echar un vistazo a como se vería una verdadera estrategia de supresión. La podemos llamar el Martillo y la Danza.

El Martillo

Primero, debe de actuar rápida y agresivamente. Por todas las razones que mencionamos anteriormente, dado el valor del tiempo, queremos extinguir esto lo antes posible.

A lo que todos temen es el estar encerrados dentro de sus casas por meses durante un tiempo, con el subsecuente desastre económico y colapsos mentales. Esta idea fue desafortunadamente realzada en el famoso artículo del Imperial College:

¿Recuerdan este gráfico? El área color azul pálido que va desde el fin de marzo hasta el fin de agosto es el periodo que el artículo recomienda como el Martillo, la supresión inicial que incluye el intenso distanciamiento social.

Si eres un político y ves que una opción es matar a cientos de miles o millones de personas con una estrategia de mitigación y la otra es frenar la economía por cinco meses antes de volver a pasar por el mismo pico de casos y muertes de nuevo, estas no suenan como opciones atractivas.

Pero este no tiene que ser el caso. Este artículo, que tiene influencia sobre las prácticas actuales, ha sido brutalmente criticado por falta de fundamentos: Ellos ignoraron el seguimiento de contactos (el núcleo de las prácticas en Corea del Sur, China o Singapur entre otros) o restricciones de viajes (crítico para China), ignoraron el impacto de las grandes masas de gente…

El tiempo necesario para el Martillo es de semanas, no meses.

Este gráfico muestra los casos nuevos en toda la región de Hubei (60 millones de habitantes) cada día desde el 23/1. En 2 semanas, el país estaba volviendo a trabajar. En ~5 semanas estaba completamente bajo control. Y en 7 semanas los nuevos diagnósticos eran meras gotas. Recordemos que esta fue la peor región en China.

Recuerden también que estas son las barras naranjas. Las barras grises, los casos reales, habían decrecido mucho antes (ver Grafico 9).

Las medidas que tomaron fueron bastante similares a las tomadas en Italia, España o Francia: aislamientos, cuarentenas, la gente se ha tenido que quedar en casa al menos que fuese por emergencias o comida, seguimiento de contactos, pruebas, más camas en los hospitales, prohibiciones a los viajes…

Sin embargo, los detalles importan.

Las medidas en China fueron más severas. Por ejemplo, se limitó el permiso a una persona por vivienda para salir a comprar comida cada tres días. También tuvieron una aplicación más severa. Es probable que la severidad haya detenido la epidemia de forma más rápida.

En Italia, Francia y España, las medidas no fueron tan drásticas, y no se aplicaron tan duramente. La gente todavía camina por las calles, muchos sin máscaras. Esto probablemente resulte en un Martillo mas lento: mas tiempo para tener un control completo de la epidemia.

Algunas personas interpretan esto como “Las democracias nunca podrán replicar esta reducción de casos”. Están equivocados.

Corea del Sur tuvo en un punto la peor epidemia fuera de China. Ahora, está mayoritariamente bajo control. Y lo hicieron sin pedirle a la gente que se quedara en casa. Ellos lo lograron más que nada con pruebas agresivas, seguimiento de contactos, cuarentenas y aislamientos.

Si un brote como el de Corea del Sur puede ser controlado sin un decreto de distanciamiento social, los países occidentales pueden aplicar definitivamente un Martillo que controle el brote en cuestión de semanas. Es cuestión de disciplina y ejecución.

¿Podemos quedarnos en casa por unas pocas semanas y asegurarnos que millones no mueran? Yo creo que si. Sin embargo, todo depende de lo que suceda luego.

La Danza

Si martillan el coronavirus, en cuestión de pocas semanas lo habrán controlado y estarán en mucha mejor forma para hacerle frente. Ahora viene el esfuerzo a largo plazo para mantener el virus contenido hasta que haya una vacuna.

Esto es probablemente el error más grande y más importante que la gente comete cuando piensan sobre esta etapa: se piensan que se quedaran en casa por meses. Este no es el caso. De hecho, es probable que nuestras vidas vuelvan casi a la normalidad.

La Danza en los países exitosos

¿Cómo puede ser que Corea del Sur, Singapur, Taiwan y Japón hayan tenido casos por un largo tiempo, en caso de corea miles de ellos, y todavía no hayan entrado en “lockdown”?

En este video, la Ministra de Relaciones Exteriores de Corea del Sur explica cómo su país lo hizo. Fue bastante simple: pruebas eficientes, seguimientos eficientes, prohibición de viajes, aislamientos eficientes y cuarentenas eficientes.

Este artículo explica el método de Singapur. ¿Quieren adivinar sus medidas? Las mismas que en Corea del Sur. En su caso, se complementaron con ayudas económicas a quienes estaban en cuarentena, o sufrieron viajes cancelados o retrasados.

¿Acaso es muy tarde para otros países? No. Al aplicar el Martillo, están ganando una nueva chance, una posibilidad de hacer lo correcto.

Pero, ¿Qué pasa si todas estas medidas no son suficientes?

La Danza de la R

Yo llamo al período de meses entre el Martillo y la vacuna “la Danza” porque no va a ser un periodo en el cual las medidas sean igual de duras. Algunas regiones experimentaran brotes nuevamente, otras no los verán por largos períodos de tiempo. Dependiendo en cómo evolucionen los casos, tendremos que ajustar las medidas de distanciamiento social o seremos capaces de terminarlas. Esta es la Danza de la R: una Danza de medidas entre retomar la dirección de nuestras vidas y la diseminación de la enfermedad, una de economía vs. salud pública.

¿Cómo funciona la Danza?

Todo se mueve alrededor de la R. Si lo recuerdan, es la tasa de transmisión. En un principio en un país estándar y sin preparación, está entre 2 y 3: Durante las pocas semanas que alguien es infectado, ellos infectan entre dos y tres personas en promedio.

Si la R está por sobre 1, las infecciones crecen de forma exponencial hacia una epidemia. Si se encuentra por debajo de 1, se están reduciendo.

Durante el Martillo, el objetivo es de llevar la R cerca de Cero, lo más rápido posible, para extinguir la epidemia. En Wuhan, se calcula que R era inicialmente 3.9, y luego una cuarentena centralizada, bajó hasta 0.32.

Pero una vez que empieza la Danza, no tienen que hacerlo nuevamente. Solo tienen que mantener la R por debajo de 1. Y se puede lograr mucho de ello con unas simples medidas.

Esta es una aproximación de cómo diferentes tipos de pacientes responden al virus, así como a su capacidad de contagio. Nadie conoce la verdadera forma de esta curva, pero hemos recolectado datos de diferentes artículos para llegar a una aproximación.

Cada día después de contraer el virus, la gente tiene algún contagio potencial. Juntos, todos los días de contagio llegan a 2.5 contagios en promedio.

Se cree que hay algunos contagios sucediendo durante la fase asintomática. Luego los síntomas crecen, usualmente la gente va al médico, se le diagnostica y su contagio disminuye.

Por ejemplo, al principio se tiene el virus pero no los síntomas, entonces uno se comporta de manera normal. Cuando hablan con la gente, esparcen el virus. Cuando tocan su nariz y abren la puerta, la próxima persona en tocar el picaporte y llevarse la mano a la cara serán infectados.

Cuanto más está creciendo un virus adentro suyo, sos un foco más infeccioso. Entonces, una vez que empiece a presentar síntoma, puede que lentamente deje de ir al trabajo, se quede en cama, use un barbijo, o empiece a ir al doctor. Cuanto más grandes sean los síntomas, más va a distanciarse socialmente, reduciendo la diseminación del virus.

Una vez que esté hospitalizado, incluso si es muy contagioso, no tiende a esparcir el virus ya que está aislado.

Aquí es donde se puede ver el impacto masivo de las políticas como las de Singapur o Corea del Sur:

  • Si las personas son masivamente testeadas, pueden ser identificadas incluso antes de que presenten síntomas.
  • Si las personas son entrenadas para identificar los síntomas previamente, reducirían el número de días en azul, y por lo tanto su capacidad de contagio general.
  • Si la gente está aislada tan pronto como tiene síntomas, el contagio de la fase naranja desaparecería.
  • Si la gente es educada respecto al distanciamiento personal, el uso de barbijos, lavado de manos y desinfección de espacios, se esparce menos el virus durante el periodo entero.

Solo cuando todo esto falla es que necesitamos medidas de distanciamiento social más severas.

El ROI del distanciamiento social

Si con todas estas medidas seguimos muy arriba del R=1, necesitamos reducir el promedio de gente con la que cada persona se encuentra.

Hay algunas maneras baratas de hacer eso, como prohibiendo eventos de una audiencia mayor a un dado número de personas (como por ejemplo 50 o 500), o pedirle a la gente que trabaje desde casa cuando puedan.

Otras son mucho, mucho más costosas, como cerrar escuelas y universidades, pedirle a todo el mundo que se quede en casa, o cerrar bares y restaurantes.

Este gráfico es inventado porque no existe hoy en día. Nadie ha hecho suficiente investigación sobre esto ni puso todas estas medidas juntas de una forma comparable.

Es desafortunado, porque es el gráfico más importante que un político necesita para tomar decisiones. Muestra qué está ocurriendo realmente en sus mentes.

Durante el período martillo, ellos quieren ir tan bajo como puedan mientras siga siendo tolerable. En Hubei, fueron hasta 0.32. Podríamos no necesitar tanto: tal vez sólo 0.5 o 0.6.

Pero durante el período de la Danza de la R, querrán estar lo más cerca posible del 1, mientras se mantengan por debajo en el largo plazo.

Lo que esto significa es que, se den cuenta los líderes o no, lo que están haciendo es:

  • Listar todas las medidas que pueden tomar para reducir R.
  • Tener una idea del beneficio de aplicarlas: reducir la R.
  • Tener una idea de su beneficio: el costo social y económico.
  • Ordenar las iniciativas según su costo-beneficio
  • Elegir los que dan la mayor reducción del R hasta el 1, por el menor costo.

Inicialmente, su confianza en estos números será baja. Pero eso sigue siendo cómo están pensando-y deberían estar pensando.

Lo que necesitan hacer es formalizar el proceso: entender que es un juego de números en el que necesitan entender lo más rápido posible donde estamos en la R, el impacto de cada medida para reducir la R y su impacto social y económico.

Sólo en ese momento estarán en condiciones de tomar una decisión racional sobre qué medidas tomar.

Conclusión: ganemos tiempo

El coronavirus está todavía esparciéndose casi por todo el mundo. 152 países presentan casos. Estamos en contra del reloj. Pero no necesitamos estarlo: hay una forma certera de cómo podemos pensar acerca de esto.

Algunos países, especialmente esos que todavía no tuvieron un impacto muy grande del coronavirus, pueden estar preguntándose: ¿todo esto va a pasarme a mí? La respuesta es: probablemente ya lo ha hecho. Sólamente no te has dado cuenta. Cuando realmente impacte, el sistema de salud de estos países probablemente esté incluso en peor estado que en países ricos donde el sistema sanitario es fuerte. Más vale prevenir que lamentar, debería considerar tomar acciones ahora mismo.

Para los países en donde el coronavirus ya estuvo presente, las opciones son claras.

Por un lado, los países pueden ir por la ruta de la mitigación: crear una epidemia masiva, saturar el sistema sanitario, conducir a la muerte a millones de personas, y esparcir nuevas mutaciones del virus al mundo.

Por el otro, los países pueden luchar. Pueden aislarse por algunas semanas para ganar tiempo, crear y educar un acerca del plan de acción, y controlar el virus hasta que exista una vacuna.

Hoy en día, los gobiernos alrededor del mundo, incluyendo los Estados Unidos, Reino Unido, Suiza o Países Bajos, eligieron esta vía de mitigación.

Esto significa que están rindiéndose sin dar pelea. Ellos ven otros países habiendo luchado exitosamente, pero dicen: “¡No podemos hacer eso!

¿Y si Churchill hubiera dicho lo mismo? “Los nazis ya se encuentran por toda Europa. No podemos luchar contra ellos. Simplemente démonos por vencidos.” Esto es lo que muchos gobiernos alrededor del mundo están haciendo el día de hoy. No les están dando una oportunidad de luchar. Tienen que demandarla.

Comparte este artículo.

Desgraciadamente, millones de vidas están todavía en juego. Comparte este artículo — o uno similar a este — si crees que puede contribuir a que la gente cambie de opinión. Los líderes mundiales deben comprender esto para evitar una catástrofe. El momento de actuar es ahora.


Esta traducción fue hecha durante el primer día de cuarentena total en la Argentina, por 3 amigos que buscan compartirle a sus familias la información y las opiniones más recientes, precisas y calificadas a nivel mundial de la presente pandemia. Ante la falta de una traducción al español, decidimos hacerla y compartirla. Esperamos haya sido de su agrado

FUENTE: https://medium.com/@jffernandez1995/el-martillo-y-la-danza-9331ea963a11

Bienvenido, Agrega Iniciativa Empresarial a tu Pantalla principal!!

Agregar
×
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com