México, la fábrica de pobres de López Obrador

AUTOR: Alberto Mansur

México es ya una fábrica de pobres.

No lo era. La Cuarta Restauración lo ha convertido en una.

López y sus secuaces son de mentalidad pobre, de ideales pobres, que ven un país pobre, de pobres, para pobres.

Por el bien de todos, primero los pobres.

Para eso hay que hacer más pobres.

No vaya a ser que, como dijo Yeidckol Polevnsky, presidenta de Morena:

Cuando sacas a la gente de la pobreza y llegan a clase media, se le les olvida de dónde vienen, porque la gente piensa como vive. Entonces cuando llegan a clase media se les olvida de dónde vienen y quién los sacó de pobres“.

De ese tamaño.

Morena no quiere que la gente pase de la pobreza a la clase media, no vaya a ser que se les olvide quién los sacó de pobres.

Es mejor que vivan siempre agradecidos por la limosna de hoy, que cuiden la de mañana, que no se les olvide de quien es la mano que da el sustento a cambio del voto.

Trabajan arduamente en hacer más pobres. Millones de pobres.

Los 40 mil trabajadores que construían el aeropuerto hoy son más pobres.

Los niños que estaban recibiendo educación de calidad por maestros más preparados y evaluados hoy son más pobres.

Los maestros que si se ocuparon de prepararse, que no están dispuestos a que otros ocupen sus plazas laborales por haberlas comprado o heredado o por obra y gracia de la CNTE hoy son más pobres.

Las personas cuyas Afores invirtieron en la Fibra E hoy son más pobres.

Los 57 millones de afiliados al ahora cancelado Seguro Popular hoy son más pobres.

Los 120 millones de mexicanos que vamos a pagar los 137 millones de dólares que vamos a perder del avión presidencial, los 38 mil millones de pesos que van a costar los bonos del aeropuerto, los intereses al 9.25% de los bonos de Pemex, la CFE y la deuda soberana de México (el Bono M), el Tren Maya y la ocurrencia de la próxima semana hoy somos más pobres.

Ya mejor ni digo lo pobre que es ahora nuestro Servicio Exterior, nuestro Banco de México, nuestra CNBV, nuestro IFT; nuestro gobierno todo donde hay una fuga masiva de talento que no quiere, no acepta, que todo el valor agregado de su conocimiento técnico se pague a sueldos de pobreza.

Y es que en la República de la Austeridad la pobreza es una virtud y la riqueza … La riqueza es, en el mejor de los casos, una vergüenza y en el febril discurso del gobierno es siempre sospechosa, siempre el indicio de un crimen, de relaciones inconfesables de corrupción.

Por eso el Presidente viaja en avión comercial y pone a remate el oficial.

Por eso deja los Pinos y dice que vivirá en un departamentito cerca de Palacio Nacional, al fin que él con un catre y una estufa tiene.

Por eso se para a comprar café en un Oxxo.

Si el Pueblo es bueno, el Pueblo Pobre es virtuoso, magnífico, excelso, impoluto.

Hay que aparecer como pobre y actuar como pobre y pensar como pobre para poder interpretar los designios y la voluntad de los pobres. Así puede uno decir que no se pertenece a sí mismo sino al pueblo.

La pobreza como virtud aspiracional es un ingrediente elemental en la receta de los regímenes totalitarios.

Así se justifica el empobrecimiento del país.

Es a lo que la nación Morena aspira.

Quieren volver al país de Nosotros los pobres, el de Rosa Salvaje, el de María la del Barrio, el del Indio Tizoc que muere cuando el tecolote canta.

Es en lo que lo convertirán, manque los lleven los pingos.

Botón de muestra lo dicho por Eréndira Sandoval, Secretaria de la Función Pública:

No tenemos por qué brincar desde el Estado, los funcionarios, los senadores, los jueces y los magistrados a llegar a los salarios del mercado; más bien los salarios del mercado, los honorarios y los ingresos del mercado tendrían que ajustarse a nueva moralidad y a una nueva ética pública de salarios justos, no mediocres, no mermados, no reducidos, pero justos.

¿Existe algún otro gobierno en el mundo que pida bajar salarios?

¿Neta?

Ni siquiera hay congruencia.

Un día dicen que los salarios se reduzcan, otro día que promoverán una enmienda constitucional para que siempre tengan que aumentar por arriba de la inflación.

Las dos ideas son un despropósito, un desprecio a las fuerzas del mercado, una ignorancia absoluta de cómo funciona la economía.

Déjame darte una pista sobre los funcionarios de la Transformación Gansito: el que condena el dinero lo ha obtenido de manera deshonrosa; el que lo respeta se lo ha ganado (Ayn Rand, el Desafío de Atlas).

¿Sabes qué hace la gente que no quiere ser pobre cuando su país desprecia la riqueza y hace de la miseria una virtud?

Se va.

Ejemplos sobran: Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina.

No veo las hordas decididas a emigrar hacia allá.

Lo que veo es a todo el que puede tomar sus cosas y marcharse hacia donde sus talentos se conviertan en oportunidades.

México pudo ser una potencia. Es más, ha sido una potencia. Es hoy la 14a economía del mundo.

No lo será más.

El voto del enojo y la sinrazón del Elegido lo han convertido en una fábrica de pobres.

Pobres estudiantes en manos de la CNTE.

Pobres profesionistas que saldrán de las universidades gansito con un título impreso en papel de baño.

Pobres ciudadanos con un Poder Judicial debilitado, sin organismos autónomos que defiendan sus derechos.

Pobres empresarios en una economía a la deriva sin condiciones de certeza, sin crédito asequible, sin capital circulante en la calle.

Pobres mexicanos que regresaremos a la pobreza de la que pensamos nos habíamos desecho y por la que votamos de regreso.

FUENTE: https://albertomansur.com/2018/12/17/mexico-la-fabrica-de-pobres-de-lopez-obrador/

1 thought on “México, la fábrica de pobres de López Obrador”

  1. Excelente análisis y triste realidad. Por eso los que no queremos ser pobres debemos protestar contra las ganzo urgencias, dentro de tres años votar contra los morenos.

Comments are closed.

Bienvenido, Agrega Iniciativa Empresarial a tu Pantalla principal!!

Agregar
×
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com